La Cofradía de lo Imposible

Preludio, Parte IX

Tras meses de trabajo encubierto, la Resistencia floreció bajo el comando de Cassius, Celestia, Kheldric y Seyfos, aunque sus victorias parecían inútiles ante la arremetida tesantina. Los muertos vivientes estaban por todas partes, y cada uno que caía dejaba ver otros dos tras de sí. El conjunto finalmente se decidió por ir directo a la medula del asunto y acabar con el gobernador mundial designado por la República para el sometimiento de Thaenor, Volantos, quien había tomado el palacio imperial de Lucentia como base de operaciones. Mas durante su enfrentamiento, descubrieron que el senador era mucho más poderoso de lo aparente, revelando su verdadera identidad como la de Hathranzzahar, Emisario de Orcus. Aparentemente, el dios había estado utilizando a la República como herramienta para extender sus dominios, empleando a agentes como Hathranzzahar para procurar que permaneciera controlada. Los muy arrogantes tesantinos se creían a cargo de todo, pero al final no eran más que un títere del mismo dios al que se encomendaban.


Aquel enfrentamiento fue terrible, y Hathranzzahar estuvo a punto de consumir las almas de nuestros incipientes héroes, de no ser por la intervención de Noak en su ayuda. Despertando del sopor en que se había sumido y viendo en la situación una minúscula luz de esperanza de recuperar a su familia, el General de Granito logra darles un respiro, el cual aprovechan para abrir un portal lejos de allí. Salir vivo para luchar otra vez, dicen. Asestando un brutal golpe que deja al demoniaco senador aturdido un momento, Noak coge las pesadas estatuas de su mujer e hija y se arroja también por el portal, dejando las demacradas ruinas de Lucentia tras de sí.
 

Comments

C_Andreu C_Andreu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.