La Cofradía de lo Imposible

Preludio, Parte X

Tres años les tomó para poder regresar, tres años llenos de desafíos y aventuras. Celestia, Cassius, Seyfos, Kheldric y Noak aprendieron a trabajar en conjunto y confiarse la vida unos a otros, portando sus complicadas vidas como un pesado bagaje que, sin embargo, les daba razones para continuar. Juntos descubrieron Sigil, la Ciudad de las Puertas, a la cual arribaron por accidente tras escapar de las garras de Hathranzzahar.


Cuando finalmente regresaron, curtidos por los planos y odiseas, hicieron a Volantos sentir toda la furia, odio, venganza y ansias de justicia acumulados, en una reyerta que acabó con gran parte de Laudium destruida, pero que finalmente vio morir al pérfido demonio. El propio cadáver andante de Báldor se encontraba sirviendo al Emisario, otorgando la oportunidad de obtener la tan ansiada retribución que Seyfos buscaba de su padre. Que hizo con él, sin embargo, nunca se supo.


Empero, ya era demasiado tarde para Thaenor. Los conflictos internos de los propios tesantinos que se revelaron al saber de las manipulaciones de Orcus y Hathranzzahar terminaron por desgarrar los muchos mundos que dominaban, colapsando uno tras otro. Thaenor no era la excepción, y la muerte del Gobernador Mundial solo sirvió para terminar de partir al planeta en dos. Cogiendo la sucia corona de su padre, Cassius dio un último vistazo al imperio por el que tanto había luchado y dio un paso por el portal, el mundo desasiéndose tras de él.

Comments

C_Andreu C_Andreu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.