La Cofradía de lo Imposible

Preludio, Parte XI

Se había acabado. Volantos había sido destruido, la República Tesantina había colapsado sobre sí misma, y Thaenor, Távaros y cien otros mundos a estas alturas probablemente eran poco más que polvo. Luego de que la emoción del caos precedente se esfumara, todos se vieron súbitamente enfrentados a la realidad de que, por primera vez en tanto tiempo, no debían mirar tras sus espaldas ni prepararse para jornadas de las que no sabían si volverían con vida.


¿Qué fue de ellos? Bueno, podría decirse que no hay tal cosa como un aventurero en retiro, solo aquellos esperando nuevas maneras de arriesgar sus vidas. Y eso es justamente lo que nuestros héroes acabaron por hacer: Instalados en Sigil, decidieron aunar esfuerzos y fundar la Cofradía de lo Imposible, organización mediante la cual esperaban dar un nuevo propósito a sus vidas, explorar la Gran Rueda y, de paso, hacerse tan ricos como fuera posible. Con la ayuda de un misterioso sujeto que se denominaba a si mismo como el Mecenas y que por lo visto había cobrado gran interés en ello, los cófrades lograron hacerse con un trozo de tierra en la cosmopolita Ciudad de las Puertas y abrir tienda, listos para recibir las más insólitas solicitudes y dar con una solución a ellas. Por dinero, claro.


Nuestra historia comienza justamente con una de tales.

Comments

C_Andreu C_Andreu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.