La Cofradía de lo Imposible

Preludio, Parte VII

En el intertanto, la Orden de los Sacros Centinelas estaba en alerta. Otro mundo parecía estar pronto a caer bajo las garras de la República Tesantina, lista para masacrar a todos sus habitantes y luego levantarlos como serviles muertos vivientes, atrapando sus almas atormentadas por el resto de los días. La Orden le venía siguiendo la pista a los tesantinos por siglos, y de hecho la batallaba en múltiples frentes. Con Thaenor pronto a colapsar, debía haber algo que pudiesen hacer.


Sin embargo, con sus tropas extendidas a más no poder, la Orden se vio sin otra opción que comenzar a mandar a sus más jóvenes reclutas. Entre ellos, Celestia y Kheldric ―un ostentoso predicador de Lathander, Señor de la Mañana, sobre quien sus superiores sospechaban de su verdadera devoción―, despachados en compañía de varios otros a hacer lo posible por salvar almas en Thaenor antes de que toda la tierra fuera reclamada por los lamebotas de Orcus. La Orden tuvo noticia de que una resistencia se había organizado en una de las naciones de Thaenor, liderada por un pretendiente al trono. Sus instrucciones eran contactarse con la Resistencia y colaborar con ellos en todo lo que fuera posible. El líder, Cassius, resultó un tanto petulante, pero tras sobrellevar una seguidilla de situaciones al borde de la muerte, él, Kheldric y Celestia aprendieron a trabajar juntos. Pero si esta cosa iba a ir a algún lado, necesitarían ayuda.

Comments

C_Andreu C_Andreu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.